miércoles, 10 de mayo de 2017

Requesón casero con miel

Este mes desde La cocina Typical Spanish hemos propuesto la miel como ingrediente. A mí me encanta y la uso mucho, sobre todo en lugar de azúcar para el yogur o la leche. Es muy versátil y aunque está muy ligado a postres, puede usarse tanto en un plato dulce como salado, como por ejemplo en las típicas costillas con miel o berenjenas fritas con miel.

Me he decantado por esta receta ya que era uno de mi postres favoritos de pequeña. Eso sí, por aquél entonces, el queso era comprado por mi madre en la charcutería aunque yo últimamente lo hago siempre en casa que me gusta más que los industriales. Para hacerlo he usado el cheese maker de Lekue aunque antes de tenerlo lo hacía con un colador normal y una gasa como podéis ver aquí.

Lo bueno de hacerlo en casa, además de la textura que queda mucho mejor, es que podemos aderezarlo con distintas especias y darle un toque más exótico.

Para hacerlo se puede emplear limón, yogures o vinagre, a mí como más me gusta como sale es con este último. Para hacer queso fresco en lugar de requesón hay que escurrir más el suero y prensarlo para que quede más duro.

El suero de leche que queda no tirarlo. Es estupendo para hacer pan o un bizcocho.


Ingredientes:
1 litro de leche semidesnatada fresca (sección refrigerados del supermercado)
20 ml de vinagre de vino
1/2 cucharadita de sal
miel

Preparación:
Meter en un bol grande el litro de leche durante 8 minutos en el microondas a máxima potencia. El tiempo depende de cada microondas así que tiene que quedar humeante pero no hirviendo. Sacar, echar el viangre y remover bien. Dejar reposar una hora hasta que esté templado.

Pasado ese tiempo lo colamos guardando el suero de leche. Agregamos la sal y removemos un poco para que pierda el exceso de suero. Para hacer requesón no hace falta prensarlo mucho ya que contiene más suero que el queso fresco que sí tenemos que prensarlo más para que pierda todo el suero posible con ayuda de una gasa.

Metemos en un tupper pequeño para darle forma y dejamos que repose en la nevera al menos un par de horas hasta que esté frío.

Para comerlo lo mejor es una miel rica tal y como se en la foto. ¡Me comería el queso entero yo sola!

12 comentarios:

  1. Que receta mas completa, pues el requeson con miel me encanta. Buenisimo.

    ResponderEliminar
  2. un postre de los de no dejar ni rastro en el plato, me encanta !!
    besos
    Rosa

    ResponderEliminar
  3. Delicioso, esta forma de hacerlo tengo que probarla, porque comerlo si que lo he comido... y disfrutado. Felicidades por la estupenda receta.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Seguro que tiene que estar muy rico. Si te digo la verdad, nunca me ha dado por intentar hacer queso, tal vez algún día me anime y pruebe a ver qué tal. Es que viendo la pinta con la que te ha quedado, no creo que tarde mucho en intentarlo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Me encanta tu receta. Soy mari-cacharritos y llevo algún tiempo echando el ojo al apartejo de lekue hacedor de queso. No me decido. Probaré a hacer tu receta sin él, ya me la copiado. Muchas gracias

    ResponderEliminar
  6. Espléndida idea para elaborar nuestras ricottas y con un buen chorro de miel como acompañanante. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Una receta deliciosa, y me encanta la idea de poder hacer el queso fresco en casa, sin duda mucho más casero. Un saludo!

    ResponderEliminar
  8. Me encanta esta receta, me la llevo con tu permiso, que cosa más rica! :)

    ResponderEliminar
  9. Que buena idea hacer el requesón casero, tengo que probar a hacerlo.

    ResponderEliminar
  10. Qué curioso, Lucía. Tendré que probar ese requesón casero porque pinta divino.

    ResponderEliminar
  11. Qué guay!! Me apunto tu receta!! Queda genial!!!Besitos

    ResponderEliminar
  12. Me encanta el requeson con miel y si es casero mucho mejor, probaré tu receta bst

    ResponderEliminar