miércoles, 11 de marzo de 2020

Solomillo de cerdo a la miel y mostaza en olla lenta

Desde que tengo la olla lenta no paro de investigar y hacer recetas nuevas. Todo lo que hago es un auténtico éxito sobre todo lo relacionado con platos de cuchara y carnes.


En este caso he preparado un solomillo de cerdo que sale muy jugoso ya que no se cuece durante mucho tiempo y sale una salsa muy rica gracias a la mostaza y a la miel.

Me parece una receta fantástica para hacer cuando tenemos invitados en casa porque la puedes hacer con antelación. También para preparar para los que comemos de tuper.

Aproveché e hice dos solomillos a la vez porque así congelo para otro día y me ahorro tiempo en la cocina. La verdad es que sale bastante cantidad lo que viene muy bien para los que tenemos poco tiempo para cocinar.


Ingredientes (6 raciones):
2 solomillos de cerdo
2 cucharaditas de mostaza
2 cucharaditas de miel
salsa tabasco (si os gusta el picante y es totalmente opcional)
1 cucharadita de maicena
sal
pimienta
aceite de oliva

Preparación:
Salpimentamos los solomillos y en una sartén grande a fuego fuerte con un poquito de aceite de oliva marcamos por todos lados. Sellamos para que luego no salgan tanto jugo.

Mientras se sellan los solomillos en un vaso juntamos la miel, la mostaza y el tabasco (opcional) y removemos hasta tener una masa homogénea.

Embadurnamos los solomillos con la mostaza y la miel y metemos en la olla lenta durante 70 minutos a alto.

Pasado ese tiempo partimos el solomillo en lonchas, para ello, mejor que este templado o frío. El jugo que suelte, que será bastante, lo ponemos en una cazuela pequeña. En un vaso echamos un poco de agua fría, como un dedo, y deshacemos la maicena. Agregamos al jugo y lo ponemos a calentar hasta que hierva. Reservamos.

Servimos los filetes de cerdo con la salsa. Junto con una ensalada queda fenomenal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario